Busquedas



De Revilla al Mirador de Angonés (Garganta de Escuaín)

Autor: marypaxumal, Tipo: Senderismo, Zona: Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido
Localidad: Revilla, Provincia: Huesca, País: España

Comentario: Es una ruta con unas bonitas vistas de la Garganta de Escuaín, muy cómoda de realizar (ya que apenas tiene desnivel) y muy corta (sólo 4.1 Km ida y vuelta). Fue una ruta ideal para nuestro tercer y último día en los Pirineos, pues en los días previos nos habíamos dado una auténtica paliza, y todavía nos quedaban 8 horas de coche para llegar a Gijón. Es una ruta que se puede hacer con niños (el día que la realizamos había dos parejas, una con dos niños de unos 6-9 años y otra con uno más pequeño de unos 4 años que estaba llorando porque no quería andar), aunque transcurre por una faja sobre el río Yaga y, como consecuencia, parte del camino vamos andando acompañados por un imponente barranco ¡así que cuidadito con los peques!

Dificultad: Baja
Desnivel: 50
metros
Horario: 1:30
horas
Longitud: 4.1 kilómetros
Ruta apta para niños: Sí, no apta para carrito

Accesos: Vamos por la A-138 carretera Aínsa, frontera Francesa, en Hospital nos desviamos por la carretera hacia Tella, a los pocos kilómetros de transitar por esta carretera estrecha y llena de curvas, ésta se bifurca: nosotros tomaremos el desvío de la izquierda que nos llevará hacia Revilla (que aún tiene más curvas). Justo antes de llegar a Revilla, donde está el final de la carretera, hay una curva cerrada a la derecha donde se encuentra el comienzo de la ruta y lugar donde se puede dejar el coche.

Descripción: Comenzamos la ruta que transcurre sobre la faja del río Yaga, con lo que parte del camino tenemos a nuestra izquierda un imponente barranco que nos ofrece unas bonitas vistas. Al poco tiempo la senda por la que circulamos se bifurca, cogemos el camino de la izquierda que nos introduce en un bosque frondoso, el cual agradecemos ya que hace un calor muy pegajoso. Cruzamos un puente y un poquito más adelante ya tenemos nuestras primeras vistas sobre la Garganta de Escuaín. Después de disparar unas primeras fotos, continuamos camino hasta llegar a una señal, la cual nos indica que hemos llegado a la Ermita de San Lorenzo, cuyos restos visitamos.
La Ermita de San Lorenzo es una construcción medieval de la cual solo quedan sus restos y en la que podremos ver una serie de grabados en la roca que comenzaron a realizarse en el siglo XVI hasta bien entrado el XIX como nos indican las fechas que acotan los grabados.
Seguimos camino hasta llegar al primer mirador, desde donde podemos ver al fondo la garganta del río Yaga, al otro lado de la garganta se encuentra el pueblo de Escuaín. Un poco más adelante existe un desvío hacia la derecha que nos llevaría al pueblo de Revilla, el cual ignoramos. Ya estamos casi al final de la ruta, ahora tenemos ante nosotros dos miradores casi pegados. Desde el segundo podemos observar la unión del barranco de Angonés con la garganta del río Yaga. Al fondo, en el margen derecho del río, podemos ver la cascada de la Fuente de Escuaín.
El tercer y último mirador se encuentra bajando por el sendero por el cual transitábamos, desde este tenemos una mejor perspectiva de la garganta. Desde esta zona, si tienes suerte y prismáticos, se pueden ver ejemplares de los últimos quebrantahuesos de la península. Nosotros no tuvimos esa suerte.
El regreso lo hemos hecho por el mismo camino, ya que no nos atrevimos a tomar el desvío que nos habíamos encontrado en el camino hacia el pueblo de Revilla. Después de consultar algunas guías de montaña en la red, desde el desvío al pueblo hay 1 hora.

 

Vist@: 11996 veces