Busquedas



Ruta de la Cabeza l'Arcu

Autor: miky, Tipo: Senderismo, Zona: Parque Natural de Redes
Localidad: Caleao, Provincia: Asturias, País: España

Comentario: Ruta circular, Caleao - Valle Xulió - Collada l’Arcu - Prendeoriu - Caleao, muy fácil de hacer y con un hermoso paisaje.

Dificultad: Media
Desnivel: 970
metros
Horario: 4
horas
Longitud: 16 kilómetros
Ruta apta para niños: No

Accesos: Vamos por la carretera AS17 en dirección a Pola de Laviana. Seguimos hasta el final del embalse de Tanes, ahí giramos a la derecha al pueblo de Caleao.

Descripción: Después de aparcar los coches en el aparcamiento del área recreativa, cerca del inicio de la senda de Los Arrudos, se retrocede cruzando el puente sobre el río para subir al pueblo de Caleao. En la plazoleta del pueblo, al lado de los contenedores, te encuentras con un cartel indicativo de la ruta. Si sigues el discurrir del riachuelín por el pueblo hacia arriba y llegas al antiguo lavadero, es que te has pasado una de las indicaciones de la ruta (un aspa en un poste que te indica que has de desviarte a la izquierda cruzando el riachuelín por encima de una piedra que lo salva). De todas formas, también puedes coger el sendero de la izquierda justo al pie del cartel del lavadero y llegarás al mismo sitio. Es una ruta circular, Caleao- Valle Xulió- Collada L’Arcu- Prendeoriu- Caleao.
La pista discurre entre bosques y prados, casi siempre a la sombra, no tiene pérdida, pues está bien señalizado en las intersecciones. Así, en suave y agradable ascenso, atravesamos la reguera de la Pasera, con bellos bosques de hayedos cogiendo el colorido otoñal (si tienes la suerte de pillar la época idónea) y verdes praderas, hasta alcanzar el puente de madera la Campa. Si lleva poca agua el río, se puede vadear fácilmente por encima de las piedras. A partir de aquí, la ascensión es de mayor pendiente, dejando atrás el río para pasar por de lado de la cabaña La Porquera, que está como encajada en un roquedo natural cuyos habitantes son unas golondrinas de colores azulados que pasan el verano en el parque Natural. Después de sacarnos unas fotos, es hora de reanudar el ascenso entre hayas hasta toparnos con una portilla, donde se divisa ya el valle de Xulió con restos de cabañas y una gran vega.
Tras cruzar la majada dejando el muro de piedra a nuestra izquierda, al pasar la última cabaña, nos fijamos y vemos a lo lejos un poste indicativo que nos señala la dirección hacia nuestro objetivo, la cima de la Cabeza L’arcu. Se puede aprovechar ahí para echar un vistacín hacia atrás y ver todo el valle de Xulió, rodeado de montañas con sus verdes prados y cabañines. Además, así tomarás el último respiro para volver a coger la pendiente que te lleva, entre hermosos y grandes árboles de hoja caduca con diversas tonalidades y abetos (carrascos en Asturias) aquí y allá, a la cima perseguida. Nada más llegar a esta, se pueden observar las montañas de Redes. Es un lugar idóneo para comer (si no hace mucho frío), a la espalda nuestra ascensión y, a nuestros pies, el descenso que nos espera. Comentando nuestra hazaña dominguera, estuvimos llenando el estómago y descansando un poco.
Dispuestos ya a reanudar nuestra ruta para volver a Caleao, como ya dijimos al principio es una ruta circular, descendimos por el lado contrario del collado a través de un camino estrecho en zigzag pasando entre arbustos con pequeñas espinas que hicieron nuestro descenso del valle La Pandellina un poco sufrido (recomendamos llevar pantalón largo), al menos hasta la cabañuca que veíamos en el fondo del valle mientras comíamos.
Tras cruzar la majada, bajando por el sendero nos bloqueaba el camino un rebaño de vacas, pero no fueron obstáculo para llegar a nuestro destino, y ellas también parecieron llegar a su objetivo, de vuelta a sus pastos. Siguiendo el sendero se llega por Prendeoriu al cruce con la ruta los Arrudos, la cual tomamos en su parte inicial hasta el aparcamiento en el que habíamos dejado el coche. Este tramo de pista está siendo hormigonado por partes, así que te puedes encontrar obras. También te encuentras alguna cabaña que llama la atención. Después de haber sudado así la camiseta, mejor cambiarla para darnos el premio de cenar, en nuestro caso en Campo de Caso, aunque en Caleao tiene fama el cabritu, la verdad que con “la fame” que traíamos nos pareció bien compensar las calorías perdidas.

 

Vist@: 7465 veces