Busquedas



Los cañones del Cárdena y Segundera

Autor: marypaxumal, Tipo: Senderismo, Zona: Parque Natural Lago de Sanabria
Localidad: Lago de Sanabria, Provincia: Zamora, País: España

Comentario: La ruta se adentra en dos cañones del Lago de Sanabria. Esta está bastante bien señalizada aunque en algunas partes de ella se echa de menos alguna indicación. La mayor dificultad que nos ofrece es su desnivel ya que en sus 10.5 km deberemos inicialmente subir 650 metros para al final de la ruta bajarlos. A medida que ascendemos observaremos la transición del bosque, en el que destacan los robles y serbales, a espacios más despejados en los que se desarrollan las turberas, en las antiguas lagunas glaciares. Algunas lagunas se han aprovechado para abastecer de energía a la zona.En esta ruta se puede dejar el coche en dos puntos, Ribadelago Viejo o Moncabril, nosotros lo aremos en el primero, aunque la verdad se tiene que pasar por el segundo de ellos que tan solo se encuentra a 5 minutos andando.

Dificultad: Media-Alta
Desnivel: 650
metros
Horario: 5
horas
Longitud: 11 kilómetros
Ruta apta para niños: No

Accesos: Desde Puebla de Sanabria nos dirigiremos por la ZA-104 durante 12 km hasta una glorieta donde se encuentra un centro de visitantes, cogeremos la segunda salida que nos conducirá hasta el final de la carretera donde habremos llegado a Ribadelago Viejo, lugar donde comienza la ruta.

Descripción: Dejamos el coche en un descampado que hay al pasar el pueblo de Ribadelago Viejo. Cruzamos un pequeño puente de madera que nos condujo a una zona de prados donde ya teníamos unas buenas vistas de la barrera montañosa. Siguiendo un camino que partía de allí, llegamos a una pequeña central eléctrica al lado de una pequeña urbanización cuyos habitantes aún no sabemos cómo pueden conciliar el sueño con el zumbido de los generadores. Un perro, con pinta de enfermillo por la excesiva contaminación acústica, nos acompañó siguiendo unas vías de ferrocarril de servicio de la central hasta el comienzo real de la ruta, marcado por unos antiguos colmenares (zona a la derecha del río). Desde ahí pudimos vislumbrar el repetidor de televisión que marca la altura por la que debíamos pasar. Yo entonces no lo sabía y estaba muy optimista antes de iniciar el ascenso (recomiendo engañar a tu acompañante si no le gustan los ascensos pronunciados). El ascenso es pronunciado pero el terreno no es difícil y transcurre entre zonas de arboleda y descubiertas, en cada recodo tienes una buena vista del lago que va mejorando según vas subiendo. Los bosques que atraviesas se van haciendo cada vez más bonitos y frondosos y tuvimos la suerte de que empezaba a haber una gama de colores provocada por el comienzo de cambio de estación, la verdad que los bosques, al ser de hoja caduca, tienen una mezcla de tonalidades que merecen la pena.
La zona de ascenso más dura termina llegando a la central eléctrica (se puede ver desde el aparcamiento donde dejas el coche) donde un imponente muro te marca el final de la primera etapa. Continuamos por una pista que rodea a la central y nos lleva a una zona donde pudimos ver una pequeña laguna, alrededor de la cual se puede observar que el entorno adquiere variedades de tonos pardos quizás por las turberas existentes. Seguimos nuestro camino por la pista encontrándonos con un refugio de montaña, al poco tiempo de pasarlo llegamos a la pista que sirve de servicio para todos los embalses en se encuentra en la parte alta del Lago de Sanabria (Embalse de Garandones, de Vega de Tera, de Vega de Conde …), en el cruce cogemos el camino hacía la izquierda.
Refugiados en una zona rocosa próxima al embalse de Garandones debido al viento frío que tiraba, dimos buena cuenta de los bollos preñaos y empanada que traíamos para continuar ruta. Siguiendo por la pista hay una serie de pequeñas lagunas con sus consiguientes zonas de turbera, lo que hace el trayecto muy atractivo. Alcanzamos por fin la zona del embalse de Cárdena, que ofrece unas bellas vistas al ser ya una superficie de agua bastante grande que refleja todo el conjunto natural que lo rodea. Justo a la llegada del embalse cogemos un camino a la izquierda donde se observan escombros y una pequeña cabaña enfrente justo al final del camino. Pero nosotros no tenemos que seguir por ese lado del río que se siente desde la cabaña, y que si te asomas desde una zona próxima a ella, ves descender desde la zona de la presa y cómo el sendero de descenso está al otro lado de dicho río insertado en la imponente pared montañosa.
Iniciamos el descenso del cañón del río Cárdena siguiendo dicho sendero que trascurre a una altura bastante considerable del Cárdenas, observando que la zona entre las dos dorsales montañosas que circundan el río está repleta de unos bosques de colores vivos que van del rojo al verde, tratándose entonces de un cañón profundo pero repleto de vivos colores. Se observan también desde el sendero dos saltos de agua bastante llamativos que provienen de la central eléctrica que nos habíamos encontrado horas antes en el ascenso. Este camino nos conduce sin ninguna bifurcación a la entrada de la zona poblada de la que partimos (Moncabril), tras pasar por zonas de altos helechales y bosques con robles centenarios que hacen el final de la ruta muy agradable.

 

Vist@: 4450 veces